¿Cómo elegir un buen aparato de aire acondicionado?

¿Cómo elegir un buen aparato de aire acondicionado?

Elegir un acondicionador de aire implica muchas consideraciones, desde el precio hasta la configuración y desde el nivel de ruido hasta la eficiencia, a veces, la decisión puede ser abrumadora. En pro de facilitar su proceso de comprar un aire acondicionado a continuación encontrará algunos aspectos que debe considerar primero.

¿Qué tipo necesita?

Puede pensar que necesita automáticamente el mismo tipo de unidad que tenía antes, en la mayoría de los casos eso es cierto, pero no siempre. Aquí hay dos tipos diferentes a considerar.

  • Acondicionadores de aire centrales: el tipo más común de unidad, un acondicionador de aire central consiste en un condensador externo, un controlador de aire interior con sopladores y bobinas de evaporación, y conductos que se ejecutan en toda su casa. Si su sistema de conductos estaba mal instalado o no existía, una unidad central también puede requerir el costo adicional de reparar o instalar los conductos.
  • Acondicionadores de aire sin conductos: una alternativa para quienes se actualizan desde unidades de ventanas o cualquier persona que no quiera el costo de los conductos, un acondicionador de aire sin conductos enfría una habitación o zona de habitaciones con una unidad instalada en la pared y una unidad exterior. Dependiendo del tipo que compre, una unidad exterior puede controlar múltiples unidades interiores.

Busque la eficiencia energética.

Cualquier acondicionador de aire que compre para reemplazar una unidad vieja será más eficiente energéticamente, cuando reemplace un aire acondicionado central, asegúrese de que tanto el condensador como el controlador de aire se reemplacen al mismo tiempo. Los dos componentes fueron hechos para trabajar juntos, si cambia uno y no el otro, su sistema puede volverse ineficiente.

El SEER (Clasificación de Eficiencia Energética Estacional) es un factor importante para determinar qué tan bien usará la energía su nueva unidad. Se requiere que los nuevos modelos tengan al menos una calificación de 14 SEER, pero muchos tienen calificaciones de 15 o más.

El tamaño importa.

La mayoría de la gente cree que cuanto más grande sea el aire acondicionado, mejor enfriará su hogar, no es tan simple. Un sistema demasiado grande se encenderá y apagará más a menudo, lo que aumentará sus costos de energía y no funcionará lo suficiente como para reducir la humedad.

El tamaño de su nueva unidad no debe basarse solo en los pies cuadrados de su hogar, la carga de enfriamiento de su hogar también debe tenerse en cuenta. Esto se puede resolver observando el tamaño de su hogar, la cantidad de aislamiento en ella y el tamaño de sus ventanas.

Considerar costo.

Si tiene un presupuesto flexible, hay varias cosas que debe considerar con respecto al costo.

  • Piense en qué tan eficiente es el sistema y cuánto ahorrará en sus costos de energía cada mes y año.
  • Además, considere el valor agregado a su hogar si planea vender. Actualizar y agregar nuevos ductos puede ser un gran gasto, pero darle a su hogar un buen aire acondicionado central que sea efectivo y eficiente puede ser un gran punto de venta.

Trabajar con la empresa adecuada.

Siempre es una buena idea obtener varias ofertas cuando necesite un nuevo aire acondicionado, el costo de la unidad y la instalación es demasiado grande para dejarlo al azar. Cuando reciba ofertas, debe considerar algo más que el costo.

No se complique, acuda a Frigibel y encontrará diversos sistemas de aires acondicionados que se adaptan a sus necesidades, además de un equipo de expertos que le aconsejará sobre el equipo que más le conviene.

Energía solar y eólica, hacia un mundo más verde.

Energía solar y eólica, hacia un mundo más verde

Desde que la humanidad tomo conciencia del daño que día a día le hacía a su medio natural, en su afán por obtener mayor comodidad en su vida, comenzó una lucha incasable por resarcir el mal que había hecho, tomando como punto de partida el uso de fuentes de energía que no necesitasen la quema de combustibles fósiles, que fuesen renovables y que no dañasen el medio.

Los principales avances se lograron gracias al aprovechamiento de la energía del sol y del viento, hoy son precisamente la energía solar y la energía eólica las que marcan el inicio de un mundo verde.

Energía solar y eólica, una competencia para el petróleo.

Aunque el petróleo sigue encabezando la industria energética, es innegable el daño que la producción de combustible a base de este le genera al medio ambiente, por ello los expertos apuestan por las energías alternativas como lo son la sola y la eólica.

Por supuesto, otro grupo se muestra escéptico acerca de si este tipo de energía puede igualarse a la potencia del petróleo, pero lo prioritario es comenzar el proceso de dependencia al petróleo y apostar positivamente por las energía renovables que proporciona lo necesario para continuar con el desarrollo y lo mejor de todo es que no perjudican el medio ambiente en el proceso.

La transición del petróleo hacia las energías renovables no se hará en un par de años, pero lo importante es que se ha avanzado mucho en la materia y cada vez más naciones muestran interés en estas.

Un Sahara más verde gracias a la energía eólica y solar.

Según estudios realizados las plantas de energía eólica y las fotovoltaicas logran tener un impacto en la cantidad de precipitaciones del lugar donde se ubiquen, al aumentar las precipitaciones permiten un crecimiento mayor de la vegetación, por lo que se esta analizando la instalación de este tipo de plantas en el Sahara donde se aprovecharían ambos recursos y se obtendría otros efectos como una vegetación más abundante.

Sin lugar a dudas el aprovechamiento de estas energías renovables beneficiaria cada rincón del planeta, mientras se deja atrás el uso del petróleo que si bien durante muchos años permitió el avance de las civilizaciones, también ha traído graves consecuencias medio ambientales a nivel global, hoy más que nunca, el futuro de un mundo verde esta en mano de los recursos energéticos renovables.