¿Cómo evitar la Condensación de su chimenea?

¿Cómo evitar la Condensación de su chimenea?

Cuando se posee una estufa o chimenea, se corre el riesgo de que el tubo que perite la expulsión de los gases generados al exterior comience a generar una condensación, esto producto de las diferencias de temperaturas que hay entre el interior y el exterior de su vivienda.

Esto puede resultar un problema para los propietarios de la vivienda, pero por fortuna existen formas de evitar la condensación, si está experimentando este problema en casa llego al lugar correcto.

¿Qué es la condensación?

Antes de profundizar en cómo combatir el problema,  lo ideal es comprenderlo, cuando se habla de condensación se hace referencia al fenómeno ocurrido cuando una corriente de aire húmedo se topa con una superficie fría, lo que da como resultado que el aire húmedo se condense en superficies frías como paredes, ventanas, entre otros.

¿Cómo evitar la condensación?

Para que el proceso descrito no ocurra en su chimenea lo ideal es llevar a cabo la instalación de tubos de doble pared, esto cuando la condensación se presenta en tubos que van por fuera de la vivienda. Si instala tubos de doble pared comenzará a disfrutar de beneficios como:

  • Máximo rendimiento de su chimenea.
  • Fácil limpieza de los residuos generados (hollín)
  • Sin mencionar el hecho de que estos tubos son ideales para casi cualquier tipo de chimenea.

Otras alternativas.

Existen otras formas menos costosas de evitar que la condensación sea un problema en su vivienda:

  • En primer lugar asegúrese de que las salidas de aire de su casa no estén bloqueadas.
  • Tome diariamente algunos minutos para ventilar adecuadamente su vivienda.
  • Evite secar la ropa en aparatos como los radiadores.
  • Instale extractores en espacios como baños y cocinas.

¿Humedad o condensación?

Hasta ahora ya sabe cómo hacerle frente a la condensación que se produce en su chimenea, pero cuando es la humedad un problema el procedimiento a de ser distinto, por eso debe saber distinguir entre ambos problemas.

La humedad puede presentarse por problemas con las tuberías de sus paredes, lo que generará que el agua se filtre y le genere un serio problema de humedad, en este caso no dude en llamar a profesionales en el área para que tomen  las medidas pertinentes para evitar que la humedad cause estragos en casa.

Si se trata de condensación, ya sabe cómo actuar, no deje que problemas tan simples como este eviten que disfrute de la confortabilidad de una chimenea.

¿Chimenea eléctrica, a gas o de leña?

¿Chimenea eléctrica, a gas o de leña?

Las chimeneas han sido una tradición de larga data para proporcionar comodidad en interiores durante el invierno. Pero con las muchas opciones disponibles en las chimeneas, a veces puede ser difícil elegir la mejor para las necesidades de su hogar.

A continuación, se describen en detalle los tres tipos principales de chimeneas: madera, gas y electricidad para ayudar a que esta decisión sea más fácil para usted.

Chimeneas de madera.

Las chimeneas de madera o a leña, crean un ambiente hermoso pero requieren esfuerzo físico Las chimeneas tradicionales que queman madera son la mejor manera de crear ese fuego cálido y crepitante y su aroma que huele a madera. Aunque crear un fuego de leña requiere más trabajo físico para encender un fuego que las otras opciones, ¡el ambiente que crea definitivamente vale la pena!

  • Las chimeneas de madera eficientes que son herméticas y que evitan que el calor se escape pueden calentar fácilmente toda su vivienda.
  • Otro beneficio importante de ser dueño de una chimenea de leña es tener una fuente de calor estable, ¡independientemente de si la electricidad se apaga!

Sin embargo, las chimeneas de madera requieren que siempre tenga un suministro de madera a mano. Además, se debe tener mucho cuidado con este tipo de incendio, ya que las cenizas pueden volver a producir chispas.

El mantenimiento anual normalmente se requiere por razones de seguridad. Si su compuerta no se cierra lo suficiente y se producen corrientes de aire, es posible que sus facturas de servicios públicos aumenten.

Chimeneas a gas.

Las chimeneas a gas brindan comodidad al tocar un interruptor (pero pueden ser costosas). Para obtener un acceso rápido y fácil a un incendio con un interruptor, un termostato o un control remoto, ¡las chimeneas a gas son la solución! Incluso cuando se corta la energía, su chimenea de gas puede usarse para mantenerlo caliente.

  • Además de ser eficiente y requerir un mantenimiento mínimo, puede calentar la zona con una chimenea de gas. Esto significa que puede apagar el sistema de calefacción central y encender la chimenea de gas en la habitación deseada.
  • La instalación de la chimenea a gas puede ser compleja, y más aún si también necesita instalar una línea de gas.
  • A diferencia de las chimeneas a leña, las chimeneas a gas carecen del sonido y el olor de la leña aromática.

Chimeneas eléctricas.

Como el proveedor de calefacción más importante, las chimeneas eléctricas son fáciles de instalar, debido a que solo requieren un enchufe, las chimeneas eléctricas son una solución de calor conveniente para ubicaciones que no pueden acomodar otros tipos de chimeneas.

Sin embargo, ya que crean incendios falsos, no se ven tan naturales como una chimenea de madera. Además, tienden a ser más costosos y no funcionan durante los cortes de energía.

Encontrar un estilo que coincida con su decoración a veces puede ser más difícil con las chimeneas eléctricas en comparación con las chimeneas de gas o de leña.